top of page

Acciones formativas y afirmativas

BRUNNO_MARTINS_5V3A5197.jpg

Residencias Artísticas y Talleres

Las Acciones Formativas y Afirmativas del Colectivo CIDA son pilares esenciales para la promoción de la inclusión y la diversidad a través del arte. Las Prácticas Performativas de la Danza son una metodología que utiliza el lenguaje de la danza contemporánea para desafiar estereotipos y sensibilizar sobre cuestiones sociales, integrando a artistas de diferentes orígenes étnicos, con y sin discapacidades.

La Composición en Tiempo Real, cuando se adopta como acción formativa, estimula la creatividad, la expresión individual y la colaboración entre los artistas, promoviendo una comprensión más amplia de la danza como arte colaborativa.

La Danza-Tragedia, por su parte, propone una discusión sobre la estigmatización, la deshumanización y la invisibilidad de grupos sociales marginados, como personas negras, LGBTQIAPN+, personas con trastornos mentales, mujeres, pueblos originarios y personas que viven y/o conviven con VIH o SIDA, a través de piezas coreográficas que abordan estas temáticas de manera sutil y avasalladora.

Metodología Danza-Tragedia

Prácticas Performativas en Danza

Composición en tiempo real

La Danza-Tragédia no se limita únicamente a una trilogía artística, sino que también se manifiesta como una metodología autoral, un lenguaje de creación y una acción afirmativa y formativa.

Como metodología, ofrece un camino para la creación artística que parte de una investigación profunda sobre cuestiones sociales y humanas, buscando provocar reflexiones y transformaciones. Esta metodología se enfoca en la exploración de temas como la estigmatización, la deshumanización, y la invisibilidad de diversos grupos sociales, utilizando la danza como un medio para abordar y desafiar estas realidades.

Como lenguaje de creación, la Danza-Tragédia se caracteriza por una estética y un enfoque conceptual que combina elementos de la danza contemporánea con narrativas trágicas, creando un estilo único e impactante. Este lenguaje fusiona el movimiento corporal con historias trágicas, permitiendo una expresión artística que es tanto visceral como intelectualmente estimulante.

Como acción formativa, la Dança-Tragédia proporciona un espacio para el intercambio de conocimientos y experiencias, estimulando la creatividad, la sensibilidad y la conciencia crítica de los participantes. Este aspecto formativo se manifiesta en talleres, residencias artísticas y otras actividades educativas que buscan empoderar a los artistas y al público, fomentando un entendimiento más profundo de los temas tratados a través del arte.

Al integrar estos tres aspectos, la Dança-Tragédia se convierte no solo en una forma de arte, sino también en una herramienta poderosa para la educación y la transformación social. Esta metodología autoral no solo crea oportunidades para la innovación artística, sino que también promueve un compromiso activo con las cuestiones sociales, utilizando la danza como un vehículo para el cambio y la reflexión crítica.

Las Prácticas Performativas de la Danza, desarrolladas por el Colectivo CIDA bajo la orientación de René Loui, combinan el lenguaje de la danza contemporánea con las artes performativas, promoviendo la inclusión y la diversidad. La metodología, aplicada en residencias artísticas, estimula la creatividad y la reflexión a través de ejercicios de improvisación y experiencias colectivas. La residencia "Prácticas Performativas en la Danza" ofrece una inmersión para artistas y personas interesadas, incentivando la experimentación y la expresión individual en un ambiente colaborativo. Al final, los participantes presentan sus trabajos en un evento abierto al público, celebrando el arte y la diversidad.

La Composición en Tiempo Real, cuando es utilizada como acción formativa por el Colectivo CIDA, es una herramienta poderosa de desarrollo artístico y personal. Además de enseñar técnicas de danza, estimula la creatividad, la expresión individual y la colaboración entre los participantes. Los bailarines exploran nuevas formas de movimiento e interacción, desarrollando conciencia corporal y emocional. La metodología también incentiva la experimentación de diferentes roles en el proceso creativo, promoviendo una comprensión más amplia de la danza como un arte colaborativo. Al final, los participantes no solo adquieren nuevas habilidades técnicas, sino que también desarrollan una mayor capacidad de expresión y colaboración artística. Estas experiencias son valiosas no solo para sus carreras, sino también para sus vidas personales.

bottom of page